HISTORIA DEL SURFSKATE

El Surfskate

El surfskate está considerado una actividad de riesgo, pero que tiene una gran aceptación a nivel mundial. Como su nombre lo indica este deporte combina el surf y el skateboarding, es decir, el deportista montando en una monopatín simula los movimientos que se realizan en el agua, pero desde el asfalto.

Esta “nueva” manera de hacer skate nació en los años 50 en California, Estados Unidos, cuando los surfistas querían practicar y no lo hacían por falta de olas, entonces idearon usar una tabla con ruedas para hacerlo en asfalto y las piscinas abandonadas.

De donde nace el amor por el surfskate

Este deporte, que es muy popular en diferentes partes del mundo, cautivó a los amantes del surf pero también a los skate. Está considerado la mejor manera de imitar todos los movimientos del ejercicio acuático y permite un mejor entrenamiento, ya que hay una mayor coordinación y equilibrio para un correcto desarrollo de la actividad.

Como no todos los surfistas tienen la posibilidad de disfrutar de playas con buen oleaje para su entrenamiento, el surfskate se ha convertido en una excelente alternativa para estos deportistas. Muchos aseguran que al hacer esta actividad sienten la misma adrenalina que cuando practican el surf.

Tanto es así que esta modalidad le debe gran parte de su nacimiento a esta disciplina acuática.  

Años atrás esta modalidad solo era practicada por un selecto grupo de personas que querían sentir la adrenalina de una ola y buscaron la manera de ejecutar las maniobras que se realizan en el agua pero en el asfalto y es así como crearon una tabla con ruedas, y con la salvedad, claro está, que el monopatín es más pequeño que una tabla surf.

En los años 60, el surf era un deporte que estaba muy de moda. Los aficionados de esta disciplina que no tenían las posibilidades de ir a la playa se refugiaron en el surfskate y comenzó a conquistar más simpatizantes.

Cómo llegó esta modalidad al viejo continente

Finalizando los años 60 en Europa se implementó el uso de una tabla para skate que imitaba la creada en Estados Unidos inicialmente, pero estaba fabricada en madera de haya y los neumáticos eran de material sintético, aunque con el paso del tiempo se le hicieron mejoras para su mejor funcionamiento.

Como en Europa el verano no dura todo el año, los jóvenes surfistas comenzaron a usar el monopatín para aprender ciertas maniobras, y poder estar en forma. De este modo el surfskate comenzó a ganar más terreno en el viejo continente.

La década de los años 90, se volvió la época del surfskate. Se revolucionó el uso del monopatín, todos los niños querían uno y se creó un modelo de tabla más adecuado para las personas más adultas.

Años más tarde, llegó a España gracias a las primeras plataformas especializadas en surfskate a lo largo de la costa Cantábrica y Barcelona.

8 Cosas que deberías de saber del surfskate

  • Mejora la apariencia física: esta práctica fortalece los músculos de las piernas ya que es la zona que más se trabaja, junto con los glúteos y la cadera, lo que hace que se pierda una gran cantidad de calorías.

  • Mejora la fluidez: cuando se lleva un tiempo practicando esta actividad, se nota la fluidez con la que se realizan las maniobras facilitando el mayor desarrollo en la escena.

  • Trabaja el equilibrio: al tener que estar de pie encima de la tabla y coordinar los movimientos que se realizan de manera satisfactoria se trabaja el equilibrio.

  • Trabaja la coordinación y el desarrollo de la psicomotricidad: la práctica de esta actividad permite desarrollar la coordinación por el uso de ciertas articulaciones y músculos en los movimientos a realizar. Así como también un manejo de una parte del cerebro con respecto a los movimientos que se pueden realizar tanto en el asfalto como en el agua, donde el cerebro actúa de forma intuitiva.

  • Desarrolla la anticipación: es decir, permite saber cuándo hay que girar o hacer una maniobra.

  • Es una práctica divertida: es totalmente sana y recreativa, se vuelve adictiva, reduce el estrés y mejora el estado de ánimo.

  • Fortalece los pulmones y el corazón: mejora la circulación de la sangre al aumentar la frecuencia cardiaca y al ser un ejercicio aeróbico se necesita llevar el control de la respiración para hacer la actividad de manera correcta.

  • Mejora las relaciones sociales: como se practica en grupo, permite un desarrollo en la sociedad y la mejoría de las actividades grupales que ayuda a reforzar vínculos.

Franco Ismael Loza Casillas